Combine alimentos para ganar nutrientes

El secreto para una dieta equilibrada se basa en dos puntos: moderación y variedad. Esto quiere decir que debemos elaborar un plato colorido y con buenas proporciones entre los grupos alimentarios (carbohidratos, proteínas, grasas, vitaminas y minerales) usted garantiza los nutrientes necesarios para el buen funcionamiento del organismo sin extrapolar en las calorías. Para alcanzar ese objetivo, sin embargo, todavía existe un truco: combinar los alimentos adecuados para aumentar el aprovechamiento de los nutrientes – caso del hierro, cuando se consume en presencia de vitamina C.

ganar nutrientes para cada actividad cotidiana

Arroz con frijoles

El arroz con frijol es una dupla más que recomendada, pues lo que falta en uno puede ser encontrado en el otro. En el caso de los aminoácidos (menor unidad formadora de las proteínas) del arroz sumados a los de los frijoles, hacen del plato una fuente proteica semejante a la carne, de alto valor biológico, es decir, reúnen todos los aminoácidos esenciales y en cantidades ideales para el organismo. Además, el arroz presenta un índice glucémico elevado, aumentando la tasa de glucosa en la sangre, mientras que el frijol es rico en fibras, que mantienen la glucosa estable.

Tomate con aceite de oliva

Las grasas mono y polinsaturadas, presentes en el aceite, permiten una mayor absorción del licopeno, antioxidante presente en los tomates. El licopeno es un carotenoide conocido por combatir radicales libres, responsables del envejecimiento precoz y el surgimiento de diversas enfermedades, como el cáncer. Otra sugerencia para mejorar la absorción de ese nutriente por el organismo es optar por la versión en salsa del tomate. El calentamiento rompe membranas que liberan el licopeno y favorecen el contacto con la pared intestinal. Por eso, nada mejor que una macarronada con un hilo de aceite como toque final.

Carne con Naranja

La naranja es una excelente fuente de vitamina C. La carne roja a su vez, es rica en hierro. Si se consumen juntos, el hierro es mejor aprovechado por el cuerpo. La unión es importante principalmente cuando la fuente de hierro es de origen vegetal. En este caso, la vitamina C es indispensable para que haya absorción del nutriente.

Papaya con linaza

Papaya y linaza son una dupla recomendable para las personas con el intestino tapado. La papaya es rica en fibra, sales minerales y betacaroteno, potente antioxidante. La linaza, a su vez, es fuente de fibras solubles e insolubles, que aumentan el bolo fecal y auxilian en el tránsito intestinal.

Piña con menta

Para una buena digestión, nada mejor que la combinación de la piña con la menta. La fruta posee la enzima bromelina, que auxilia en la digestión como un todo, pero especialmente de carnes y grasas. La menta, a su vez, estimula el aparato digestivo y, cuando se consume en té, combate los dolores de vientre y el estreñimiento.

Leche con Plátano

Combinación ideal para el desayuno o la merienda de la tarde. El plátano es rico en carbohidratos, vitamina B6, potasio y fósforo. Junto con la leche, la comida todavía se convierte en una buena fuente de proteínas y calcio, que es retenido en el organismo gracias al potasio. La bebida se recomienda para reforzar el sistema inmunológico, la elasticidad de los músculos y el fortalecimiento óseo.

Tomate y Brócoli

Tomate y brócoli tratan una verdadera batalla contra el crecimiento de células tumorales. El licopeno del tomate y el sulforafano del brócoli son potentes antioxidantes y son famosos principalmente en la prevención del cáncer de próstata.

Leave a Reply